Una vez cocidas, las piñas son cortadas en pequeños trozos que se prensan para extraer el jugo del agave, llamado mosto fresco. Antiguamente, la extracción se realizaba por medio de una piedra circular, llamada tahona. Hoy en día, el proceso se lleva a cabo mediante trenes de molienda de varias etapas, que obtienen el mosto ayudados de un proceso de inyección de agua.

 

Las mieles extraídas son captadas en depósitos y transportadas por tuberías a las tinas de formulación (para la elaboración del tequila) o de fermentación (para la elaboración del tequila 100% agave), según sea el caso.

bandera_espanol_interiorbandera_ingles_interior