Para garantizar la calidad de este fino destilado, la Norma Oficial Mexicana (NOM) estableció en 1994 que un tequila 100% de agave debe ser envasado de origen, lo que quiere decir que debe ser embotellado en la planta que controle el fabricante y que debe estar ubicada en la zona de “Denominación de origen“. Y esto debe quedar constado en la etiqueta.
bandera_espanol_interiorbandera_ingles_interior